Cómo abrir una puerta con la llave puesta

Puerta

¡has dejado las llaves puestas por dentro al salir de casa!

No te preocupes, con estos sencillos trucos podrás volver a entrar en casa como si nada hubiera pasado. 

Te damos respuesta con pequeñas soluciones para que no sea necesario llamar al cerrajero, pero claro, esto puede ser una solución pero no siempre sale bien. Si no hay suerte y al final necesitas los servicios de un profesional, en Reparaciones Moreno tenemos servicio 24 horas para esta o cualquier otra reparación que puedas necesitar. Trabajamos usando siempre los mejores materiales y ademas de este tipo de servicio, sabemos realizar cualquier otro relacionado con la cerrajería, cajas fuertes, aperturas, cambios de bombillos y mucho mas, a continuación te vamos a dar algunas claves útiles para abrir la puerta con las llaves puestas.

Tienes las llaves pero has dejado la llave puesta por dentro.

Solo tendrás que meter un alambre por la cerradura para intentar empujar desde ahí la llave que tenemos puesta al otro lado de la puerta, ni siquiera hace falta que empujes la llave hasta sacarla del todo, con que la saques unos milímetros conseguirás hueco suficiente para que entre nuestra llave de repuesto desde el exterior. Es posible que en segundos tengas solucionado el problema. Si es así ¡Enhorabuena!

Puerta 3

No tienes las llaves de repuesto y tus llaves están puestas por dentro.

Nuestra amiga la llave Allen resultan muy útil para un caso como este y es por ello por lo que pedir una a algún vecino es siempre lo más recomendable. Hazte con un kit de llaves Allen de varios tamaños. Para abrir la puerta con este método hay que encajar el extremo largo de la llave hexagonal en el agujero de la manija de la puerta, es posible que tengas que probar varios tamaños hasta que uno se ajuste perfectamente, entonces, con un simple giro la cerradura se moverá y podrás abrir la puerta.

Cerraste la puerta sin coger las llaves y ahora no puedes entrar, las llaves quedaron encima del recibidor.

Esta suele ser la situación más recurrente, en este caso la solución es introducir algún elemento duro pero flexible que pueda empujar el resbalón de la cerradura hacia dentro. Uno de los trucos más conocidos y que mejor funciona es cortar una botella de plástico de cualquier refresco, es fácil ya que solo necesitas una botella y algo para poder cortar los extremos (boca y base de la botella). Una vez echo esto la introducimos por nuestra puerta a la altura de la cerradura, incluso podemos apretar un poco la puerta hacia dentro, esto nos ayudara a conseguir hueco y realizar el trabajo de forma mas fácil, una vez introducido el plástico a la altura de la cerradura vamos subiendo hasta llegar al pestillo, una vez ahí, tiramos hacia dentro y hacia afuera una y otra vez de la puerta mientras que con la botella intentamos seguir subiendo hasta la altura del pestillo para poder abrirlo, tenemos que poner bastante empeño y si tenemos maña conseguiremos abrirla sin problema y quedara resuelta la apertura de la puerta.

Recuerda que nunca debes intentar este trabajo con otro tipo de plástico como por ejemplo con el DNI o tarjeta de crédito ya que lo mas probable es que se dañe y quede inservible. Recordar que si todo falla, puedes ponerte en contacto con un cerrajero profesional desde aquí, lo más importante es no romper nada y que no sea peor el remedio que la fatalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba